Cazuelas de Cobre

Cocinar con ollas de cobre está bien, ¿pero es una buena idea?  El cobre ofrece la más alta conductividad térmica de todos los materiales. Esta característica especial también se manifiesta en el asado y la cocción. | ¡Mejores Ofertas en Cazuelas de Cobre baratas!

Cazuelas de cobre: las más utilizadas por los grandes chefs

El cobre es famoso sobre todo por su uso en la cocina: las ollas, sartenes y cacerolas de cobre son la alegría de los grandes chefs, de los amantes de la cocina y, más simplemente, de todos aquellos a los que les gusta comer bien y sano.

MEJOR CALIDAD: La gran ventaja de usar cobre en la cocina es su alta conductividad térmica. Esto permite que el calor se distribuya rápida y uniformemente por toda la superficie de la olla asegurando una cocción precisa y homogénea, evitando tener zonas más calientes donde los alimentos se queman y se pegan y otras zonas más frías donde no se cocinan.

SEGURIDAD HIGIÉNICA: Las ollas de cobre están cubiertas en su interior por una capa de estaño. El estaño se utiliza principalmente porque es un metal higiénico y seguro, porque es neutro y no reacciona con los ácidos presentes en los alimentos, no altera los sabores y no libera sustancias nocivas.

El cobre también es un antibacteriano natural que elimina las bacterias dañinas en el agua.

RESPETO POR LOS SABORES: La cocción rápida y homogénea y el estañado interno conservan las propiedades nutricionales y el sabor original de los alimentos.

La alta conductividad del cobre permite cocinar a baja temperatura, lo que se traduce en un considerable ahorro de energía.

ETERNO Y TOTALMENTE RECICLABLE: Nuestras macetas son sólidas y fuertes. La posibilidad de estancarse cuando la capa de estaño se ha desgastado los hace prácticamente eternos, una ayuda para la cartera y el cuidado del medio ambiente.

ESTÉTICAMENTE ELEGANTE Y REFINADO: Incluso en el aspecto puramente estético, las ollas de cobre son las reinas de la cocina. Hermosas y elegantes, con atención a los detalles y a las formas refinadas, son ideales para la presentación en la mesa. El acabado liso de nuestras macetas las hace adecuadas tanto para ambientes rústicos como para cocinas modernas.

Ollas y sartenes: muchos materiales, pero ¿cuál es la diferencia?

Sin duda la primera elección que condiciona la cocina está relacionada con las ollas y sartenes: ¿cuál es el mejor material para cocinar?

Existen dos parámetros básicos que deben tenerse en cuenta a la hora de evaluar el material a elegir:

  • Conductividad térmica: un buen conductor favorece el intercambio de calor. En resumen, calienta o enfría rápidamente: este elemento facilita una cocción más precisa, reduciendo el riesgo de quemaduras (especialmente con los ingredientes más delicados).
  • Uniformidad: un discurso similar a la conductividad. Algunos materiales distribuyen el calor que reciben uniformemente sobre toda su superficie. De esta manera, los alimentos que contienen se cocinan uniformemente, evitando que se quemen en las zonas más cercanas a la llama y que permanezcan crudos en el resto de la olla.

La elección de los grandes chefs: ollas y sartenes de cobre

Después de esta necesaria introducción, está claro que es imposible elegir un material que sea ideal para todo tipo de preparación. Lo cierto, sin embargo, es que hay algunas ollas que son preferidas por quienes hacen de la cocina su profesión: los chefs.

Y si le pides a cualquier gran chef que te indique cuál es su material favorito, en la gran mayoría de los casos la respuesta sería sólo una: ¡el cobre!

Su gran conductividad térmica, combinada con su uniformidad, garantiza una cocción perfecta para la mayoría de los alimentos. Lo importante es la calidad del estañado: un revestimiento de estaño en la superficie interna de la olla garantiza la seguridad de la cocción, evitando cualquier toxicidad causada por la llamada “vegetación”.

Por esta razón, las cazuelas de cobre hechas a mano por artesanos especializados son la mejor solución para aquellos que quieren cocinar como chef, asegurando el mejor mantenimiento de todas las propiedades de los ingredientes que se utilizan. Por último, pero no por ello menos importante, un pote de cobre hecho a mano es prácticamente eterno: sólo necesitan “cupones” periódicos para comprobar el estañado.

Otras categorías: