¿Cómo curar Cazuelas de Barro?

¿Cómo curar Cazuelas de Barro?

A continuación te mostramos cómo curar cazuelas de barro nuevas, sólo tienes que seguir los siguientes pasos:

Proceso:

  1. Sumergimos en agua las cazuelas varias horas (en un barreño o cubo), unas ocho o nueve serían suficientes. Después las sacamos y secamos bien con papel absorbente.
  2. Restregamos medio diente de ajo por la parte de atrás de la cazuela que no está vidriada, es decir, por la parte de abajo. Esto ayudará a que se cierren los poros del barro.
  3. Dejamos secar bien nuevamente más tiempo al natural. El barro ha absorbido agua al tener la cazuela sumergida, así que ahora la calentamos lentamente en el horno eléctrico de casa para evitar que el cambio de temperatura que supondría el precalentado rompa el barro.
  4. Llenamos la cazuela con agua y metemos trozos de patata pelada. Introducimos la cazuela en el horno, que pondremos a la vez a calentar a una temperatura de entre 150º y 170º. Esto sirve para que la cazuela pierda el sabor a barro y para que se cierren bien sus poros.

De no hacer el curado, cabría la posibilidad de que el barro absorba parte de los ricos caldos que preparemos en él.

Cuando se pasa mucho tiempo sin usar las cazuelas de barro, al volverlas a utilizar no hay que hacer de nuevo el proceso de curado, pero sí calentarlas poco a poco para que no salten por la humedad que se haya podido meter en los poros.

Al principio las cazuelas de barro tardan en calentar, sin embargo, al hacer el guiso se recomienda sacar la cazuela del fuego un poquito antes del punto que queramos dar a la comida porque el barro guarda el calor y él solo sigue cocinando.

Otra forma de curar las cazuelas de barro

Para eliminar el exceso de plomo contenido en el esmalte que se le aplica, es necesario colocar una sustancia quelante que precipite el plomo, como la leche. Llenar la olla con leche y ponerla a hervir a fuego bajo unos 10 minutos.

Si no está esmaltada, necesita sellar los poros de la arcilla con una sustancia grasa, como la grasa de chancho o la manteca. Frotar bien por dentro y por fuera y llevar al horno durante 20 minutos.

Otra forma de sellar la arcilla es sumergir la olla en agua durante un día entero. Luego, secar bien y frotar con un ajo pelado tanto su interior como su exterior. Llenar de agua y hacerla hervir a fuego bajo por 10 minutos.

Deja un comentario